Look denim para disfrutar el fin de semana

Look denim para disfrutar el fin de semana

Los fines de semana apetece dejar la formalidad en la oficina, pero no la elegancia. Nuestras camisas denim son idóneas para ese desahogo por la sensación sport que conceden sin perder el confort, dado su corte sobrio.

Look denim para disfrutar el fin de semana

Para un distendido paseo, proponemos este total look de Praibeit formado a partir una de las camisas vaqueras: lavado claro y lavado medio; según el tono que te apetezca. Ambas con el bajo redondeado, para quien quiera aumentar la comodidad llevándola por fuera como DiCaprio en una de las escenas más divertidas de El lobo de Wall Street.

En ese momento de la película también visten a Jordan Belfort con una camiseta blanca debajo, algo estético que a la vez representa el confort que se desea un día libre. Para ello, nuestra camiseta original brand, fabricada con un algodón de máxima calidad y textura agradable.

Look denim para disfrutar el fin de semana

Para quien prefiera vestirla por dentro, aprovechando su corte tailored fit que realza la figura, nuestro cinturón de cuero envejecido color chocolate será un gran aliado aportando el marrón que tan bien acompaña al tejido denim.

Look denim para disfrutar el fin de semana

Y como pantalón, un clásico que siempre apetece: nuestro chino beige, compuesto por un 98% de algodón y un 2% de licra para lograr el efecto entallado justo. Un básico que se distingue por los detalles; con los viveados interiores, el contraste del botón oculto, el bordado encima del bolsillo trasero y las costuras de los camales para remangar el bajo para los momentos más desenfadados.

Look denim para disfrutar el fin de semana

Además, con ese par de vueltas a los bajos del pantalón se lucen nuestros náuticos de serraje, que conservan la esencia de este clásico calzado a la vez que lo reinventan con una aplicación de cuerda que añade frescura y deportividad. Además, su suela de goma es idónea para disfrutar del fin de semana con elegancia y comodidad.

Roberto Ruiz